Artículo para la reflexión: "Da, siempre tu mejor esfuerzo"

Da, siempre, tu mejor esfuerzo.

“Nadie que haya dado lo mejor de sí mismo, lo ha lamentado.” (George Halas)

Hacer parte de un equipo de trabajo, estar comprometido, no es una obligación, no es un “tener que hacer”. Hace referencia a dar lo mejor de mí, siempre y en cualquier circunstancia.  No se trata de agradar a nadie, no se trata solo de una obligación contractual, se trata de mí como persona,  aportándole de la mejor forma a un equipo, para crecer, aprender, edificar, de generar un impacto positivo, de generar valor agregado.  Qué bueno que nuestro trabajo sea reconocido, sea valorado, eso se siente bien, pero ese no debe ser el motivo que nos impulse a aportar al desarrollo de una organización; el motivo debe ser el convencimiento de dar mi mejor esfuerzo, el de ser una persona de excelencia y aquí no se vale ser término medio, porque eso equivale a ser mediocre y no podemos, ni debemos serlo. Dios nos creó ganadores, honrémoslo mostrándole que estamos dando lo mejor, que ponemos nuestro mejor esfuerzo;  el único peligro que corremos al hacerlo, es que con el tiempo nos convirtamos en mejores seres humanos, en mejores empleados, en mejores jefes, en mejores padres, en mejores amigos.  Vale la pena correr el riesgo.

Cada día puedo hacer algo para ser el mejor en mi responsabilidad, y no es solo cumplir con un horario y una tarea, también puedo hacerlo desde el puesto donde me siento todos los días, estudiando y aprendiendo sobre: ¿Cómo se opera un sistema? ¿Cómo se puede organizar mejor un proceso o un procedimiento? ¿Qué se puede hacer para agilizar y optimizar los tiempos asignados a una labor?, ¿Qué nuevas y mejores formas de hacer la tarea podemos aplicar?. Deja las excusas, “es que no sé”, “eso no me toca a mí”.  Aunque no tengas un título universitario puedes ser profesional en tu trabajo, en tu área y si tienes un título con mayor razón debes hacerlo, no seas un analfabeto con credenciales. Lee, estudia,  muévete a aprender, siempre encontrarás algo que puedas aplicar a tu tarea, a tu unidad.

Piensa en equipo, trabaja en equipo, somos uno. “Cumplir con mi responsabilidad, para que mi compañero pueda avanzar”, “ayudar a otro compañero, a que cumpla en épocas de trabajo fuerte”,  que bueno es contar con un compañero que nos apoye. Piensa en que lo que hagas o dejes de hacer impactará a una dependencia, a toda una institución positiva o negativamente.

Llena tu entorno laboral de positivismo, de entusiasmo, el sonreír, servir a otro, saludar, son actitudes de personas positivas. Claro que tendremos momentos de decaimiento, pero solo serán momentos y entre más practiquemos actitudes positivas menos deprimidos estaremos.

Comprometerte en tu trabajo, tener una actitud positiva, no solo te llenará de satisfacciones sino también mejorará tu salud, estarás más radiante y lleno de energía, ¡qué buena terapia!

Lo que planteo en este artículo es parte de la vivencia y comparto la reflexión porque es mi deseo aportar y llevar un mensaje para quienes piensan y trabajan por ser cada día mejores.  

Gracias, los amo. PatriPinzón

 

”Mi riqueza o mi pobreza, mi dicha o desdicha,  mi felicidad o infelicidad, sólo depende y dependerá siempre  de mí mismo, porque me pertenezco,  y es mi responsabilidad decidir o no, hacer o dejar de hacer.  Si deseo que me vaya bien, entonces construiré un camino que me lleve al paraíso y luego transitaré en él”

sello-icontec-vaf

Cartilla Informativa, volumen 3

Captura de pantalla 2017-11-02 a las 15.34.38

Ediciones Anteriores

Universidad de Santander UDES Cra 29 No. 47 - 32 Bucaramanga - Colombia

© 2014 Todos los derechos reservados